ENTRENAMIENTO OPTIMIZADOR - United Gamers
17024
post-template-default,single,single-post,postid-17024,single-format-standard,bridge-core-2.4.6,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,footer_responsive_adv,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-23.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.3.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-485

ENTRENAMIENTO OPTIMIZADOR

El entrenamiento optimizador se entiende como todo el conjunto de prácticas que tienen como objetivo mejorar el rendimiento del gamer en la competición. Cabe destacar que este objetivo solo se puede llevar a cabo con un equipo multidisciplinar que englobe todas las áreas y profesiones que tienen relación con el rendimiento y la optimización del jugador. En el siguiente post hablaremos sobre todas estas áreas, pero en este nos centraremos en el aspecto más relevante para mejorar la optimización del jugador.

Las principales problemáticas observadas en la mayoría de la población gamer relacionadas con el entrenamiento optimizador son:

  • Carencia de metodología específica para el gamer, lo cual es entendible por la precocidad de la modalidad y la poca ciencia derivada de esta. Esta carencia deriva a una mala calidad del entrenamiento, lo que a su vez condiciona la mejora del rendimiento del jugador.

 

  • Falta de entrenamiento enfocado a las diferentes habilidades coordinativas y cognitivas, las cuales son esenciales para un gamer.

 

  • Escasas herramientas que propongan tareas enfocadas a mejorar los diferentes movimientos específicos y situaciones reales de los videojuegos a un estrés superior al de la competición, concepto que es clave para la mejora del rendimiento de cualquier jugador de cualquier modalidad.

 

Creemos que la mejor manera de optimizar el rendimiento del gamer es mediante la metodología de entrenamiento específica que proponemos en United Gamers. El “focus” de esta metodología está centrado en proponer diferentes tareas que simulen una situación real de juego con diferentes niveles de estrés y dificultad siempre superiores a los de la competición. Es la adecuada combinación en el tiempo de estos dos elementos, la que permite obtener mejoras significativas en el rendimiento competitivo.